Nutrición

Harina de algarroba

Un alimento milenario

Te interesará saber que se trata de un maravilloso alimento natural, usado desde tiempo inmemorial no sólo para las preparaciones culinarias sino para bebidas tradicionales que los indígenas usan en sus ceremonias rituales.

La harina de algarroba se elabora a partir del fruto de un árbol, el algarrobo, considerado éste desde la antigüedad como la más preciada ofrenda de los dioses. Elevado a la categoría de divino por los indígenas por sus diversos usos y aplicaciones.

En Argentina, el algarrobo tiene varios nombres. El común es algarrobo blanco, negro, dulce y existen árboles similares como el caldén, tintitaco, vinal y otros.

En guaraní se llama IBOPÉ morotí, IBOPÉ hu. En inglés se conoce como Carob tree.

A tal punto es la influencia que tiene el algarrobo en ciertas zonas, que algunos estudiosos de la Argentina sugieren denominar "cultura del algarrobo" a la del norte del país, donde más crece. Según Pablo Rojas Paz: "Cuando el paisano dice "árbol", sólo se refiere al algarrobo".

También se cultiva desde hace milenios en toda la cuenca mediterránea y sin que haya evidencias comprobables se dice que la algarroba era un alimento que consumía San Juan el Bautista, razón por la que se conoce en algunos lugares como pan de San Juan.

El momento de la recolección de la algarroba es una gran fiesta. Los pobladores de distintos lugares, se dirigen al monte y es un momento de verdadera celebración. aParticipa toda la familia y todavía se usa el mortero para obtener la harina, si bien la introducción del molino permitió un mayor rendimiento.

Como todo alimento natural, resulta un verdadero placer utilizarlo en la preparación de distintos postres. Su olor suave y cálido nos recuerda las familias que trabajan en su recolección que sin duda lo hacen todos unidos, recitando viejas plegarias o cantando tradicionales melodías en agradecimiento al Árbol por excelencia: el algarrobo.

** Fuente: Verde y Natural, artículo 152.

Hasta la próxima!!

Semillas de chía

¿Cómo consumirlas?

La riqueza nutricional de la chía, la convierte en ingrediente ideal para adicionar a productos de panificación y a un sinnúmero de preparaciones culinarias y bebidas.

Las semillas de chía cuando son consumidas como parte de un alimento, puede consumirse perfectamente entera, ya que la masticación del alimento hace a la masticación de la semilla, proceso natural para la absorción de la misma.

Cuando la consumimos sola, se recomienda 1 cdita tipo te por día y molerla en el momento, si vas a moler más cantidad de lo que vas a consumir, deberás guardarla en la heladera y en recipiente oscuro, para evitar que proceso de oxidación que hace que se enrancie, por lo cual su gusto cambiará.

¡Te invitamos a probar este saludable ingrediente en los alimentos IBOPÉ!

¿Qué es la fibra?

Conocé sus beneficios y como incorporarla

La fibra es la parte no digerible de los alimentos.

Algunos de los beneficios de la fibra alimentaria son:

* Estimula la masticación y proporciona sensación de saciedad, ayudando así a bajar de peso.

* Normaliza el tiempo de tránsito intestinal.

*Disminuye el colesterol.

* Previene la DBT tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

¿Donde se encuentra?

Se puede incorporar la fibra en nuestra dieta habitual consumiendo:

*Variedad de colores de vegetales y hortalizas.

*Frutas.

* Granos enteros.

* Alimentos con harina de algarroba.

* Harinas integrales.

Menos sal más Vida

¿Cuanta sal consumimos por día?

Los argentinos superan con creces el consumo de sal diario recomendado por la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Consumen en promedio 12 gramos por día, siete más de lo aconsejado. Un estudio calcula que su reducción a 9 gramos por día reduciría, dentro de una década, los infartos y ataques cerebrales alrededor del 20 por ciento (08/01/2014 – Agencia CyTA-Instituto Leloir).

Si en Argentina las personas mayores de 35 años de edad lograsen bajar 3 gramos el consumo diario de sal por un período de 10 años, los casos de infarto agudo de miocardio se reducirían en un 21,6% y los accidentes cerebrovasculares en un 20,5%. Así lo indica un estudio publicado en la Revista Panamericana de Salud Pública.

“Existe consenso en que en Argentina se consume en promedio más de los 5 gramos diarios de sal recomendados por la OMS”, señaló el autor principal del estudio, Daniel Ferrante, coordinador del Programa Nacional de Prevención y Control de Enfermedades Cardiovasculares del Ministerio de Salud de la Nación.

Desde la cartera sanitaria se han acordado con empresas la reducción de sal en alimentos procesados a través de la iniciativa “Menos sal, más vida”. “Se logró una disminución significativa en más de un 80 por ciento de los productos acordados como derivados de harinas, de carnes, de fiambres, sopas, aderezos, conservas, lácteos, y otros. Asimismo, a fines del año pasado, se aprobó una ley nacional que regula cantidad máxima de sal para los alimentos”, destacó el especialista.
Por otra parte, Ferrante afirmó que la educación es clave para lograr un control adecuado de la hipertensión arterial en toda la población.

La reducción de sal en la dieta evitaría muchas complicaciones cardiovasculares y ataques cerebrovasculares.

FUENTE: Ministerio de Salud de la Nación

¡Te invitamos a conocer la línea de alimentos IBOPÉ Bajos en Sodio!

© 2013 l ibopé - Todos los derechos reservados l Designed by Si Fui yo